L’etnòleg d’aquí

Aquesta entrada no té relació directa amb la casa o l’espai domèstic, però sí està estretament lligada amb l’entrada anterior. Està íntimament relacionada amb el tema de l’observació: activitat bàsica i plataforma essencial per a la reflexió de l’etnòleg. Parla de com no és necessari viatjar a societats “exòtiques” per estudiar l’home, cosa que avui en dia ja no ens hauria de sorprendre, per altra banda. En definitiva, diu un munt de coses que penso i que mai havia llegit de manera tan concisa i clara. Efectivament, hi haurà qui viatgi cada any a llocs remots i hi haurà qui, de tant en tant, s’acosti al sud d’Itàlia o, per què no, a pocs quilòmetres de casa seva i sàpiga trobar l’exotisme que allà mateix resideix.

 

El etnólogo, al final de su primer viaje, elabora un modelo de reflexión que le servirá para las siguientes experiencias (el terreno de la primera experiencia nunca se olvida) y que orientará sus futuros estudios, ya conciernan al primer terreno visitado o a otro completamente distinto. En cualquier caso, es una especie de viaje interno que continúa, aunque pase por una observación minuciosa de las diferencias y los aspectos en común similares, de los contrastes y las similitudes. Llegado a este punto, el etnólogo se convierte en antropólogo, ya que amplía su reflexión, pero siempre dentro de un recorrido. Esta situación, por tanto, está muy lejos del turista que se limita a ir sumando a su lista los viajes que ha realizado, como si no fueran más que una serie de trofeos de caza, y que, cada año, ve acercarse el período vacacional con el mismo entusiasmo que el año anterior. La reflexión antropológica, en cambio, es cada vez más profunda y puede llegar a satisfacerse realizando desplazamientos cortos (M. Augé: 2007 (66-67).

Anuncios